1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 Rating 0.00 (0 Votes)

megamarcha del 26 de noviembre 18 Eleazar Domínguez Torres

Tuxtla Gutiérrez, Chiapas. 26 de noviembre de 2018 (muralchiapas.com).- Trabajadores de la Educación de las Secciones 7ª y 40 del SNTE, aglutinados en la Coordinadora Nacional de los Trabajadores de la Educación (CNTE), así como trabajadores de la Salud, estudiantes, diversas organizaciones sociales marcharon desde el parque “Chiapasionate” a Palacio de Gobierno, para repudiar al sustituto Gobernador de Chiapas, Manuel Velasco Coello, marcha que se realiza también en el marco de los cincuenta meses de la desaparición de los cuarenta y tres normalistas de Ayotzinapa Guerrero.

La megamarcha magisterial, campesina y popular recorrió varios kilómetros desde el oriente de la ciudad, a su paso integrantes de la sociedad civil regalaban botellas de agua y en el mejor de los casos pozol de cacao o blanco, cuya bebida mitigaba el calor y la sed de los marchistas, también a su paso se podían leer diversos carteles como muestra de apoyo, así como la integración de un numeroso grupo de jubilados y pensionados que se sumaron en el parque cinco de mayo, pues su avanzada edad les impedía físicamente participar desde el punto de arranque a palacio.

Desde la potente unidad de sonido móvil, se escuchaba a uno de los oradores “condenamos al fallido gobierno de Manuel Velasco Coello por la insultante corrupción, el saqueo descarado de las arcas públicas y el descomunal desvío de recursos públicos que han sumido a nuestro estado  en una crisis financiera y ha provocado el incumplimiento en la reconstrucción de viviendas y escuelas afectadas por el sismo de septiembre de 2017, la ruina de la infraestructura de los servicios de salud, educación y pequeños empresarios prestadores de servicios y proveedores de insumos”.

Durante el trayecto de la marcha a Palacio de Gobierno se cuestionó además del gobierno de Peña Nieto, al aún presidente electo, Andrés Manuel López Obrador  a escasas horas de tomar protesta como presidente de México.

“A diferencia del discurso amoroso del próximo gobierno, sustentado en el borrón y cuenta nueva, las víctimas, el pueblo y la clase trabajadora jamás podremos estar de acuerdo ni perdonaremos a los responsables del hambre y la miseria, de la violencia y el terror como política de estado,  la desaparición forzada,  y demás crímenes de lesa humanidad. Por el contrario seguimos exigiendo que se hagan aun lado las complicidades, las simulaciones  y la impunidad, castigándose a los responsables materiales e intelectuales de los crímenes del pasado y del presente”.