1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 Rating 0.00 (0 Votes)

carlos morales y proactiva (Maraña de mujer/Idalia Díaz)

Tuxtla Gutiérrez, Chiapas. 06 de agosto de 2018 (muralchiapas.com/eltiempodechiapas.com).- ¿Carlos Morales Vázquez, Presidente municipal electo de Tuxtla Gutiérrez, estará dispuesto a heredar un embargo de 105 millones de pesos en los primeros 180 días de su administración municipal por parte de la empresa francesa PROACTIVA o seguirá siendo cómplice del robo millonario que el Ayuntamiento municipal ha hecho con esta empresa?

Tal parece que la administración municipal de Fernando Cal y Mayor, en representación actual de Carlos Molano, presidente interino de la capital chiapaneca, le está endosando la deuda de 305 millones de pesos aproximadamente, y una factura de 10 millones de pesos correspondientes al mes de septiembre al próximo presidente municipal, pues el consorcio “Alcalde, ¿cómo vamos?”, denunció que la Dirección Jurídica, asignada por el Ayuntamiento municipal actual para seguir el caso PROACTIVA, no ha dado seguimiento a la situación jurídica de los juicios de lesividad para defender los intereses del Ayuntamiento y el de acumulación de juicios; tan poco se ha presentado a los llamados que el Tribunal de Justicia Administrativa ha realizado y no ha atendido de manera oportuna las indicaciones de dicha autoridad.

Esta indiferencia por parte de Dirección Jurídica indica que la actual administración no sólo dejará una deuda millonaria a los habitantes de Tuxtla Gutiérrez si no una empresa que ofrece un servicio deficiente, ineficiente, de mala calidad y que provoca daños ambientales; y en el que los tuxtlecos seguirán pagando 10 millones de pesos mensuales para el supuesto “tratamiento de sus residuos sólidos”.

¿Qué razones tendrá la Dirección Jurídica para no dar seguimiento y mostrarse omnisciente en el caso? Esta situación deja mucho que pensar cuando PROACTIVA es una empresa privada francesa que tiene antecedentes de sobornos e incumplimiento de contratos en países latinoamericanos, europeos y asiáticos, según documentó y denunció la organización ambientalista Greenpeace, en el 2012.

Y qué decir de la empresa, aquí en Chiapas, cuando el ciudadano, Héctor Montesinos, quién desde hace varios años lleva la defensa jurídica del caso PROACTIVA y Carlos Morales, durante su gestión dentro de SEMANH, terminó convirtiéndose en el obstáculo cómplice de la empresa que actualmente enfrenta serios procedimientos judiciales por contaminación ambiental. Morales Vázquez se negó flagrantemente a proceder legalmente contra PROACTIVA. Pese a la solicitud desesperada para que interviniera, finalmente nunca presentó la denuncia correspondiente ante La Fiscalía Especializada para la Atención de los Delitos Ambientales (FEPADA).

Se limitó a promover, mediante la procuraduría ambiental estatal, tres multas de apenas 20 mil pesos (cada una) durante los más de cinco años de su gestión. Únicamente tres multas con las que intentó lavarse las manos respecto al gravoso caso. Decidió ignorar y minimizar por completo las pruebas de contaminación tóxica en el Río Suchiapa y demás afluentes que se comunican con la zona contaminada por el relleno sanitario de Proactiva.

A nivel nacional, el año pasado, el coordinador de Morena de la Ciudad de México, César Cravioto, también denunció a PROECTIVA como una empresa privada con demandas en casi todo el mundo y con antecedentes de corrupción al sobornar funcionarios para ganar sus licitaciones.

En México, PROACTIVA opera aproximadamente en 20 entidades, donde en la mayoría ha tenido los mismos problemas de corrupción, incumplimiento de los contratos y daños ambientales; las ciudades que han demandado el mal servicio de esta empresa son: Morelia, Michoacán; Cancún, Quintana Roo; Ciudad de México, Querétaro, entre otras.

Pero el caso más recién y del que deberían tomar ejemplo las autoridades de Tuxtla Gutiérrez es el de Xalapa, Veracruz. El ayuntamiento municipal de esta entidad, en el mes de abril, demandó a PROACTIVA por su negativa a entregar las instalaciones y la operación del relleno sanitario, por los delitos despojo y desacato a la autoridad.

El mes pasado, el alcalde de Xalapa, Hipólito Rodríguez Herrero, informó que está a la espera de que se resuelva el último amparo de los cuatro que interpuso la empresa PROACTIVA contra el Ayuntamiento, tras la revocación del contrato de parte del Cabildo, de los cuales tres ya fueron resueltos en su contra, y sólo está pendiente uno, el cual considera que también será resuelto a favor del Ayuntamiento.

Xalapa, Veracruz debería ser el ejemplo a seguir de la Dirección Jurídica encargada del caso PROACTIVA de Tuxtla Gutiérrez, porque es una muestra clara que cuando se quieren hacer las cosas de forma correcta y legal se puede, pero habría que cuestionar a Carlos Molano, presidente interino de la capital chiapaneca, por qué no han tomado cartas en el asunto y se muestra cada vez más indiferente  en el caso; o a Carlos Morales Vázquez,  si seguirá siendo cómplice de este robo millonario que mes con mes le hacen a los tuxtlecos en su próxima administración municipal.