1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 Rating 0.00 (0 Votes)

 

¡Al diablo las formas en Chiapas! (Hoja de Apuntes) Enrique Alfaro Si el Partido Revolucionario Institucional ha sido la institución mexicana de la simulación, no encuentro otro calificativo más para el Partido Verde Ecologista de México que el instituto de cinismo.

Todos sabemos que los presidentes de la república priistas eran los jerarcas absolutos de ése partido. En su momento, eran titulares de Poder Ejecutivo y, al mismo tiempo, mandaban sobre los poderes Legislativo y Judicial. 

Actualmente, luego de un remedo de alternancia, el poder presidencial priista ya no es absoluto sobre los otros poderes, pero aún mantienen una amplia influencia.

En el viejo PRI reinaba la simulación. Cuidaban parecer lo que no eran. El gobierno era republicano en teoría, aunque en la práctica era una monarquía sexenal. Todo priista rezaba de memoria a don Jesús Silva Herzog: “La forma es fondo” ¡Casi nada ha cambiado en el tricolor!

Pero es el caso del PVEM a donde quiero llegar: No quiero abundar en lo que ya mucho se ha dicho: ni es partido, ni es verde, menos ecologista.

Quiero referirme al caso de Chiapas, única entidad que gobierna el Verde y donde la forma no importa, donde simular no es necesario, donde el cinismo es una característica que impulsa el propio mandatario ¿Consideran que exagero?...

Ayer, en asamblea nacional, el PVEM eligió a Manuel Velasco Coello como presidente del Consejo Político Nacional, instancia “que se encargará de elegir a todos los candidatos de ese instituto político para el 2018”. Esta es, precisamente, la cereza que faltaba en el pastel.

Luego de lo anterior, los tres poderes del gobierno del Chiapas quedan en la siguiente situación, sin importar guardar las formas:

El Poder Legislativo, hasta hace unos días, lo encabezaba el presidente estatal de PVEM en Chiapas, Eduardo Ramírez Aguilar. Ahora, ERA es presidente de uno de las dos instancias de gobierno del congreso local, precisamente la que administra los recursos, y sigue siendo líder de Verde en la entidad ¡Es como si el presidente de la Cámara Federal de Diputados fuera el actual líder nacional del PRI, Enrique Ochoa Reza!

El Poder Judicial está en manos del virtual candidato a la gubernatura del Movimiento de Regeneración Nacional, Rutilio Escandón, empleado del mandatario ¡Es como si el presidente de la Suprema Corte de Justicia de la Nación fuera Andrés Manuel López Obrador y éste estuviera trabajando como dependiente de Enrique Peña Nieto!

Y ayer se anunció que Velasco ocupa el cargo de mayor importancia en el PVEM. Así, el Poder Ejecutivo de Chiapas es, oficialmente y electo por votación de delegados, el presidente del Consejo Político Nacional del Verde ¡El gobernador es líder formal del PVEM!

Ni Peña Nieto se ha atrevido a ocupar una responsabilidad formal en los órganos directivos del PRI, ni los priistas se lo han propuesto. Los encargos partidistas de Peña son honorarios; La responsabilidad partidista de Velasco son formales.

¡Al diablo las formas! En Chiapas, los tres poderes de gobierno están "partidizados", pues ocupan responsabilidades partidarias formales; andan en campaña, pues mientras dos quieren llegar a ser gobernadores, el tercero, y jefe de ellos, decidirá quién es su sucesor ¡Viva el cinismo y el silencio del resto de los partidos!