1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 Rating 0.00 (0 Votes)

A fuego lento (La tercera es la vencida) Por Alberto Ramos García La tercera es la vencida

Por Alberto Ramos García


@beto230


Sin lugar a dudas uno de los candidatos a la presidencia municipal de Tuxtla que logró ganarse la simpatía, y más que simpatía, fue una empatía que logró hacer con los tuxtlecos; en las ocasiones que ha participado en la contienda por Tuxtla ha tenido la capacidad de ponerse en el lugar de lo que el tuxtleco está sintiendo, viviendo o incluso pensando. Eso es empatía sin lugar a dudas.

A diferencia de Francisco Rojas Toledo, quien sin temor a equivocarme se ha ganado la simpatía y respeto de los tuxtlecos pesé a que su trabajo no es ser político sino un ciudadano con la aspiración de participar en la política; la carrera de Carlos Morales Vázquez se basa en la política.

Pero ¿qué es la política? Política es la actividad de los que gobiernan o aspiran a gobernar los asuntos que afectan a la sociedad o país. Carlos Morales es un político: se ha desempeñado como aspirante a cargos de elección popular, en las que algunas veces ha ganado y otras  perdido; además de ser regidor plurinominal y funcionario de gobierno.

Respecto a este último punto, Carlos Morales se desempeña como Secretario de Medio Ambiente e Historia Natural en el gobierno de Manuel Velasco Coello; pues, quien considere que la actual administración no es incluyente de las diversas corrientes políticas de Chiapas, con la llegada de este perredista al gabinete en su primer año de gobierno, calla cualquier comentario al respecto. Pero entonces preguntamos ¿Y qué paso aquí?A fuego lento (La tercera es la vencida) Por Alberto Ramos García

Pues justo antes de que Morales fuera designado como salvador de los tuxtlecos por el Partido de la Revolución Democrática en las elecciones del pasado proceso electoral, estuvo trabajando muy duro para el informe del entonces Senador MAVECO, de arriba para abajo acarreando gente y acomodándolas en el Estadio “Víctor Manuel Reyna”, a ese evento al cual llegó el candidato a la Presidencia de la Republica y ahora Presidente, Enrique Peña Nieto.

Carlos Morales Vázquez, con dos elecciones municipales “ganadas”, está preparando nuevamente un tercer debut para este Julio del 2015. Sin embargo, qué paso con su último slogan “vamos a sacar a Tuxtla del bache”, que luego se convirtió en vamos a sacar a los Morales del bache, cuando luego en el marco de protestas y manifestaciones por el supuesto fraude electoral fraguado en su contra, tranquilamente aceptó la Secretaría desde donde despacha hasta hoy en día.

¿Qué pasó con esas poco más de 73 mil personas que depositaron y creyeron en el proyecto de Carlos Morales? ¿Qué pasó con el doble juego que traía con Manuel Velasco y el PRD? Porque fue más que evidente que nunca comulgó ni trabajó con el proyecto de la candidata a la gubernatura del estado por la Alianza PRD-PT-Movimiento Ciudadano, María Elena Orantes López.

Un poco de historia…

Carlos Morales Vázquez ha sido diputado local por el distrito de Cintalapa; en 1997 ganó la diputación federal; en 2001 pierde la elección municipal contra Victoria Rincón Carillo por supuesta “elección de estado”, pero en donde aceptó el cargo de regidor plurinominal. En el 2006 gana de nuevo una diputación federal.

En el caso de las elecciones municipales de Tuxtla Gutiérrez, de Julio de 2012, el candidato del PRI-PVEM-POCH, Samuel Toledo Córdova Toledo, obtuvo 97 mil 928 votos de la ciudadanía tuxtleca; mientras que un poco más de 73 mil sufragios fueron para el candidato del PRD-PT-Movimiento Ciudadano, Carlos Orsoe Morales Vázquez.

Carlos Morales Vázquez, no puede quejarse, le ha ido bien en la vida política desde que militó en el PRI, donde fue líder del Movimiento Territorial, secretario de Organización del CDE tricolor, secretario General interino de la CNC y diputado local; pero en 1995 renuncia a su militancia para pasarse al partido del Sol Azteca, luego de que su amigo Eduardo Robledo Rincón, renunciara a la gubernatura de Chiapas y su lugar fuera ocupado por Julio César Ruiz Ferro.

¿Qué opina Usted?

Nos leemos en la próxima.