1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 Rating 0.00 (0 Votes)

En la mira (Seguro Popular, botín de a corrupción) Por Héctor EstradaHéctor Estrada


Seguro Popular, botín de a corrupción

Los resultados revelados por la propia Auditoría Superior de la Federación (ASF) han puesto de manifiesto que el denominado Seguro Popular podría tener en la descarada corrupción la más obvia explicación a la grave crisis que hoy enfrenta este programa gubernamental plagado de denuncias, carencias y falta de garantías solidas por sus miles de afiliados.

Hace unos días la ASF reveló los resultados de la auditoría realizada a la Cuenta Pública 2013 donde se detectaron irregularidades por más de 200 millones de pesos durante la aplicación del programa Seguro Popular en Chiapas.

A nivel nacional fueron en total cuatro mil 360 millones de pesos los que registraron observaciones por parte del órgano fiscalizador, donde Chiapas se ubicó como la cuarta entidad con el mayor número de irregularidades señaladas.

Según esta revisión exhaustiva a la Cuenta Pública 2013, los casos más escandalosos de irregularidades cometidas contra los presupuestos del Seguro Popular se registraron en Veracruz, Michoacán, Jalisco, Chiapas e Hidalgo.

En Veracruz el recursos sin justificar ascendió a mil 597 millones de pesos, lo que representa casi el 35 por ciento del presupuesto total asignado para la ejecución de dicho programa en esa entidad. En Michoacán el monto sin justificar fue de mil 272 millones de pesos que equivalen a casi el 45 por ciento de las transacciones federales.

En Jalisco el probable desfalco asciende a los 652 millones de pesos, seguido de Chiapas con 209.9 millones de pesos sin aclarar e Hidalgo que recibió observaciones por una cantidad de 138 millones de pesos, de los cuales ya devolvió un total de 114 millones de pesos a la Tesorería de la Federación.

Estos resultados representan una vergonzosa explicación para los miles afiliados a este seguro médico nacional donde la falta de medicamentos y servicios de calidad son quejas de prácticamente todos los días.

Aquí el trasfondo real de las respuestas a las solicitudes desesperadas de enfermos y familiares de pacientes que diariamente son notificados de insuficiencia de recursos y faltas de coberturas médicas. Para ellos simplemente no hay dinero, no hay formas, ni posibilidades para solventar costosos padecimientos.

Lamentablemente, actualmente, más allá de la verdadera vocación en materia de servicios de salud y bienestar para las familias de escasos recursos, el Seguro Popular sigue utilizándose como un programa más de las estructuras políticas para condicionar votos o generar grupos de votantes “cautivos”.

Hoy el otorgamiento de servicios médicos para la población es un beneficio adicional que permite argumentar la existencia de un programa de supuesta misión social que a todas luces está plagado de una larga cadena de descarada corrupción, con jugosos presupuestos anuales que evidentemente no están llegando a la ciudadanía.