1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 Rating 0.00 (0 Votes)

Héctor Estrada

Policías municipales de Tuxtla siguen violentando derechos humanos

La carente preparación profesional en las corporaciones policiacas y la falta de compromiso real de las autoridades responsables de impartición de justicia en que lo respecta al respeto de los derechos humanos siguen teniendo como consecuencias vergonzosos casos de abuso de autoridad o discriminación de policías municipales y estatales en contra de parejas del mismo sexo.

Esta vez el lamentable episodio se registró en pleno Parque Central de la capital chiapaneca donde una pareja del mismo sexo fue casi detenida por el simple hecho de besarse y demostrarse afecto públicamente.

Los hechos se suscitaron el pasado jueves y constan ya en denuncias dentro de organismos como la Comisión Estatal de Derechos Humanos, además de estar sustentados en una grabación de audio donde se deja en evidencia el flagrante abuso de autoridad y la falta de conocimiento sobre las leyes en México.

El argumento del policía, adscrito a la Secretaría de Seguridad Pública y Tránsito de Tuxtla Gutiérrez, bajo la responsabilidad de Moisés Grajales Monterrosa , fue que como pareja del mismo sexo no podían demostrarse afecto en la vía pública porque incomodaban “al resto de las personas” que se encontraban en dicho espacio público.

Y es que, aunque un integrante de la pareja agredida hizo ver en múltiples ocasiones la irregularidad que estaba cometiendo el agenten policial, el policía trato de hacer uso de la fuerza física para expulsar a los jóvenes del Parque Central, amenazándolos con remitirlos al centro de reclusión preventiva “La Popular”.

No hubo argumento legal que hiciera cambiar de opinión al policía. Con claro abuso de atribuciones pasó por encima de las garantías universales de los jóvenes agredidos. Un hecho que dejó de manifiesto la falta de preparación en materia de derechos humanos y el nulo compromiso de las autoridades locales con el tema.

Lo grave de la situación es que esta no es la primera ocasión que se denuncia un caso similar. En Tuxtla Gutiérrez tan sólo el año pasado se documentaron al menos tres incidentes similares que involucraron a agentes municipales.

Son abusos de autoridad flagrantes que avergüenzan e indignan, pero sobre todo no pueden dejarse pasar por alto. Por eso, aquí el llamado al propio presidente municipal, Samuel Toledo Córdova Toledo, quien ha expresado ya su compromiso en torno al respeto a los derechos humanos  de la comunidad LGBTTI y ahora tiene la oportunidad de demostrarlo.