1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 Rating 0.00 (0 Votes)

Morena busca prolongar cacicazgo verde en Catazajá (En la Mira) Héctor Estrada Emanados del Partido Verde Ecologista de México (PVEM), la familia Damas Dorantes se ha turnado el poder en el ayuntamiento de Catazajá, Chiapas, por casi una década, y hoy, bajo el amparo del Movimiento de Regeneración Nacional (Morena) busca perpetuarse por tres años más, a pesar de las impugnaciones y las protestas de una militancia que ha sido desplazada por las negociaciones de cúpula.

La historia de la familia Damas Dorantes en el gobierno de Catazajá inició en 2010 con la postulación de José Luis Damas Ortiz por el Partido Verde Ecologista de México, el apadrinamiento de Manuel Velasco Coello y la venia de Juan Sabines Gurrero. Ganó una elección que finalmente se convirtió en una administración plagada de irregularidades, pero protegida por el gobierno estatal.

En ese entonces, el Órgano de Fiscalización Superior del Congreso de Chiapas detectó irregularidades por alrededor de 17 millones de pesos (entre 2010 y 2012) en la ejecución de obra pública. Su administración terminó envuelta en una serie de señalamientos y acusaciones, por lo que la elección de 2012 fue ganada inevitablemente por el Partido Revolucionario Instituciona (PRI).

Con el asenso de Manuel Velasco al poder en Chiapas, la administración priista se convirtió durante los tres años en foco de los ataques permanentes; hasta 2015 cuando, debido a candados de la ley de paridad, la esposa de José Luis Damas, María Fernanda Dorantes Núñez, fue impuesta como candidata del Partido Verde y luego como presidenta municipal (con todo y José Luis damas dentro del cabildo), tras una elección caracterizada por la compra de votos e irregularidades en las casillas electorales.

Desde entonces, la familia Damas Dorantes no ha salido de la presidencia municipal de Catazajá. En 2018, pese a que la Auditoría Superior de la Federación detectó irregularidades por 10 millones 150 mil pesos durante ese mismo año, el Partido Verde decidió nominarla nuevamente como su candidata a la alcaldía para buscar su reelección.

Sin embargo, ese año las irregularidades en el proceso electoral dentro del municipio fueron excesivas e imposibles de ocultar, por lo que en septiembre de ese mismo año el Tribuna Electoral del Poder Judicial de la Federación determinó invalidar la elección dentro del municipio y ordenó reponer el proceso, inhabilitando a la entonces presidenta municipal con licencia y al Partido Verde volver para participar en la contienda extraordinaria que se realizaría en noviembre.

Pero el cacicazgo de los Damas Dorantes no se quedó con las manos cruzadas. Usando la interlocución de Manuel Velasco y sus aliados incrustados en la “cuarta transformación” se llevaron a cabo la negociación para utilizar ahora al partido obradorista como vehículo para mantenerse en el poder… Así fue como en octubre Morena anunció la nominación del ex presidente verde-ecologista José Luis Damas Ortiz como su candidato a las elecciones extraordinarias de Catazajá.

No fue necesaria una alianza pública para que desde ese entonces Morena en Chiapas realizara el desplazamiento de su militancia a fin de saciar los intereses del Verde en la entidad. Y hoy las cosas no resultan tan distintas. Aunque parezca increíble y por demás descarado este año ha nuevamente la dirigencia estatal del partido, a cargo de Ciro Sales, ha decidido dejar el poder en manos de los mismos caciques, entregando la candidatura del partido a María Fernanda Dorantes Núñez para el gobierno 2021-2024.

No importaron las aspiraciones legítimas de los militantes de Morena en ese municipio, quienes se inscribieron a la contienda interna y a quienes se le ofreció un proceso de selección a base de encuestas que, a decir de los propios procesos de impugnación existentes nunca se aplicaron. Así consta en documentos entregados a las autoridades electorales por aspirantes como Marcela Avendaño Gallegos o las denuncias públicas hechas por el vocero de la militancia en Catazajá, Rosario Domínguez.

Como en gran parte de la entidad, en Catazajá NUNCA hubo encuestas para definir a los candidatos, o al menos no se presentaron pruebas de que se hubieran realizado antes de la prórroga para el registro ante el IEPC. En Catazajá bastaron las negociaciones de cúpula para imponer a los mismos caciques que han gobernado por casi una década, antes por las siglas del Verde y ahora por Morena, con miras a postergarse por tres años más, con todo y la historia de corrupción a cuestas… así las cosas.