1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 Rating 0.00 (0 Votes)

De La Chimoltrufia (Epistolario) Por Armando Rojas Arévalo

VERÓNICA: María Expropiación Petronila Lascuráin y Torquemada De Botija, conocida por su apodo “La Chimoltrufia”, es un personaje ficticio creado por Roberto Gómez Bolaños, “Chespirito”, e interpretado por Florinda Meza. Esposa de “El Chómpiras” (Botija) en el segmento “Los Caquitos” (pareja de rateritos comandada por el “Peterete”, Ramón Valdés), provocaba la carcajada del auditorio que veía el programa en el Canal 2, con sus frases ocurrentes que no llevaban a ninguna parte.  "Pos ¿pa' qué te digo que no, si sí?".

(“BREVIARIO CULTURAL”) El apodo de “La Chimoltrufia” se debe a la contracción de las palabras "chimuela " y "atrofiada". Su nombre Expropiación Petronila se debe a que en la fecha de su nacimiento se conmemora la expropiación petrolera)

Su frase “así como te digo una cosa, te digo otra” quedó para recordarse cada vez que alguien ofrezca algo, pero también salga con otra, o sea le dé, como quien dice, la vuelta. “Eso que ni qué”, decía La Chimoltrufia.

Al que ofrece a sus opositores si juntaban 100 mil personas en el zócalo, se iría a su rancho en Tabasco. FRENAA los juntó, y creo que más, y desde Hermosillo por donde andaba les mandó decir: “No coman ansias…Lo único que queremos es que se esperen, que ya vienen las elecciones, podemos resolver nuestras diferencias. Esas diferencias que tenemos son de fondo, se pueden resolver en las elecciones de junio del año próximo y luego yo me voy a someter a la revocación del mandato”.

NO ESTOY DE ACUERDO CON LOS DE FRENAA. El macartismo (perseguir a los comunistas hasta exiliarlos o encarcelarlos) es de tiempos ominosos. Quieren que el presidente renuncie, lo cual no puede ser, y le rezan a la Virgen para que el presidente se vaya, regresándonos a una etapa –la cristera- que quedó atrás; por la otra parte, la política no va con la religión. El presidente no se va a ir. Y ahora que juntaron los 100 mil que dijo que cuando los hubiera se iba a Palenque, tampoco. Eso que ni qué.

Sin embargo, su concentración en el zócalo, el sábado, fue impresionante. No salió más que en el Reforma y El Sol de México. Los otros diarios, callaron o mandaron abajo la nota. La radio no comentó nada, es más, Radio Fórmula se pasó el sábado y domingo transmitiendo una especie de congreso de los Testigos de Jehová. Las “benditas” redes se encargaron de pasar videos y fotos de la marcha, mostrando los ríos de gente que llegaban a la Plaza de la Constitución gritando “fuera, fuera López”.

Hoy cambió. Ya no son los 100 mil que pidió, sino que cuando llenen el zócalo verá, pero “derrocamiento, no”.

O sea, dijo una cosa, pero también dijo otra cosa.

POR OTRO LADO, el presidente surfea en la cresta de la ola del poder, con seguridad y hasta altanería. “Convenció” en lo de la consulta popular a la Suprema Corte, que era la única –se supone- institución que estaba fuera del poder del Ejecutivo, ya que el Congreso casi todo es de él, por la mayoría de su partido, y la consulta se va a hacer.

EL MIERCOLES se escribió una página que la historia recordará por siempre, de manera constante. El presidente consiguió que la Suprema declarara constitucional su consulta para enjuiciar a los ex presidentes.

Don ARTURO ZALDÍVAR LELO DE LARREA dijo que la Corte optó por la constitucionalidad y no por lo popular; o sea, que la consulta es constitucional, aunque el presidente quiera hacer la consulta “popular”; ‘ora sí que ni qué, o lo que es lo mismo, así como digo una cosa, digo otra.

El presidente celebró en su mañanera del viernes --¡¡yupi!!- la decisión de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, de declarar como constitucional la consulta para juzgar a los exmandatarios de México. “Lo importante es que se resolvió que se consulte al pueblo, que se pregunte a los mexicanos. Esa es la esencia de la democracia y se apegaron los ministros al espíritu del artículo 39, que el poder emana del pueblo y que el pueblo tiene en todo momento el derecho de cambiar la forma de su gobierno. Esa es la democracia, no solo representativa sino la democracia participativa".

Nace o revive una corriente legal: Para aplicar la justicia hay que preguntarle al pueblo. Decían los eruditos que la justicia se aplica, no se pregunta. Pero aquí se dan tres sentones, porque como cuando Poncio Pilatos preguntó al pueblo, a quien querían que se crucificara, si al ladrón Barrabás, o al Hijo de Dios. La gente gritó que a Jesús habría que crucificar.

Luego se lavó las manos. ¡¡Igualito!!

El ministro ZALDIVAR LELO DE LARREA salió a explicar que no fue como el presidente quiso, pero para qué dice una cosa si dice otra, o para que dice que no, si sí. A ver. Por vía de mientras, el ministro no se ganó la gloria, pero sospechamos que se ganó la gubernatura de Querétaro.

MIENTRAS, ALFONSO DURAZO será candidato de Morena a la gubernatura de Sonora. El presidente ya le impartió su bendición en su gira por Sonora. La GUEVARA valió.

A ver qué dice ahora sobre la “prensa vendida” que, como en los tiempos pasados obedecía la consigna de Los Pinos, hoy de Palacio, volvió a minimizar los acontecimientos. Ley del embudo.

El Financial Times le dedica su editorial calificándolo de “autoritario”; claro, eso le molestó como ocurre cuando un medio lo critica, y ante lo cual el presidente dijo que el Financial Time “no tiene ética” y recomendó al periódico ofrecer disculpas al pueblo de México y al mundo entero, porque la crisis presente es por apostar todo a las privatizaciones, apoyar sólo a sectores minoritarios y “abandonar al pueblo”.