1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 Rating 0.00 (0 Votes)

Sabines y Velasco ¿Qué gobierno le ha hecho más o menos daño a Chiapas en los últimos 12 años? Ese parece ser el tema con el que Juan Sabines Guerrero ha decidido reaparecer en la escena pública estatal durante los últimos días en medio de un aparente sentimiento de indignación que francamente no le queda.

Su reciente publicación de rechazo a la desaparición del programa Amanecer y el video para denunciar la supuesta campaña de difamación orquestada en su contra por Manuel Velasco respecto al tema de la deuda púbica heredada por su gobierno no pueden provocar otra cosa más que reacciones de indignación ante semejante descaro.

Acaso el ex gobernador chiapaneco cree que han bastado seis años para borrar de la memoria colectiva su oscura herencia sexenal. No, para su mala suerte las heridas financieras de su gobierno aún están demasiado frescas. 

Si bien la administración de Manuel Velasco ha sido el peor desastre gubernamental en la historia de Chiapas, los errores del “gobierno verde” tampoco son suficientes para hacer de Sabines merecedor de aplausos o reivindicaciones históricas a su legado.

Y es que las cifras oficiales no mienten. Juan Sabines Guerrero recibió al gobierno de Chiapas con una deuda pública de apenas 882 millones de pesos que entregó sólo seis años después con un monto superior a los 16 mil millones. Sí, es verdad que no hay forma de comprobar los 40 mil millones que se le achacaron, pero es el gobernador que más ha endeudado a la entidad en toda su historia.

No era un resultado que debiera sorprendernos. Algo muy similar sucedió en la capital chiapaneca durante su gobierno como presidente municipal donde dejó una deuda de más de 380 millones de pesos y un amañado contrato con la empresa Proactiva (concretado por su sucesora interina Rosario Pariente) que sigue provocando fuertes dolores de cabeza y varios millones de pesos en pagos mensuales.

Es verdad, durante el gobierno de Sabines Guerrero hubo dinero a manos llenas, pero es un derroche que los chiapanecos siguen pagando a tasas de interés bastante elevadas. La enorme deuda dejada por su gobierno y la rapacidad de la administración verde hicieron de los últimos seis años una combinación financiera catastrófica para miles de familias chiapanecas que aún continúan pagando las costosas facturas.

Si fueron 43 mil millones de pesos, como se aseguró en su momento, o 16 mil 412 millones como consta en las estadísticas de la Secretaría de Hacienda federal, el quebrando financiero heredado por Sabines es igual de grave. Tomando en cuenta que Velasco dejó una deuda aproximada de 20 mil 800 millones de pesos, cuatro mil 400 millones mayor a la recibida, Sabines Guerrero se mantiene como el mayor endeudador de Chiapas. 

¿Entonces con qué calidad moral el ex gobernador reaparece en la escena pública para criticar a sus sucesores? Sabines y Velasco son dos de los peores errores que no pueden repetirse en Chiapas. El daño hecho por ambos mandatarios sigue sangrando a una entidad cansada de los abusos, corrupción, endeudamiento desproporcionado y saqueo descarado en los últimos 12 años.

Los intentos de Sabines para reactivar su presencia política en Chiapas y la de sus posibles herederos con el inicio del nuevo gobierno, no sólo resultan peligrosos sino también inaceptables. La impunidad que junto a Velasco ha permitido la tranquilidad de ambos es suficiente burla para un pueblo lastimado que ya no puede permitirse más agravios y quebrantos dolorosos como esos… así las cosas.