1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 Rating 0.00 (0 Votes)

Entre tuits desafortunados El comentario de Gabriel Quadri sobre la carga federal que, según él, significan para México los estados de Oaxaca, Guerrero y Chiapas se apoderó de las tendencias en redes sociales este fin de semana, provocando un sentimiento de indignación casi generalizado, pero también la salida a reflectores de personajes políticos que mucho tienen que ver con los imprudentes señalamientos hechos por el ex candidato presidencial.

No es mentira que las tres entidades referidas por Quadri poseen los niveles más elevados de pobreza, marginación y rezago, que su desarrollo industrial o empresarial es demasiado contrastante con el de entidades del centro y norte del país, y que el presupuesto asignado para combatir dichos rezagos significa una fuerte inversión dentro del presupuesto de egresos federal, pues tan sólo estas tres entidades concentrarán el 50 por ciento de Fondo Regional de 2019.

No reconocer dicha realidad sería deshonesto. Sin embargo, la conclusión asumida por el ex candidato presidencial resulta bastante imprecisa y superficial. Evaluar a entidades como Chiapas por sus niveles de pobreza y marginación en comparación con los estados de mayor desarrollo económico o empresarial carece de sentido común si de un análisis serio se trata.

Por la conclusión referida es evidente que el ex candidato presidencial piensa como “ecologista liberal” (como él mismo se autodenomina) y no como economista o sociólogo. Su conclusión hace a un lado el análisis del contexto y los datos reales sobre las aportaciones reales de dichas entidades para el desarrollo del país más allá del poderío económico.

Al “investigador ecologista”, creación política de Elba Esther Gordillo, se le olvidó agregar ciertas aportaciones que entidades como Chiapas brindan a México. Olvidó por completo la aportación energética de la entidad, con más del 40 por ciento de la producción hidroeléctrica a nivel nacional y el 50 por ciento del gas natural que se consume en todo el país.

Hizo a un lado el primer lugar nacional de Chiapas como productor de café y uno de los primeros sitios como exportador de plátano; sin olvidar que es actualmente la principal reserva de agua dulce como el 30 por ciento de aguas superficiales en México, entre otros datos medulares que debió tomar en cuenta a la hora de realizar tan aventurado tuit.

El comentario de Gabriel Quadri tiene de fondo una evidente connotación clasista. No es gratuito que los tres estados referidos sean justamente los de mayor diversidad étnica. ¿Es ahí donde está lo que el ex candidato presidencial no contempló o fue justamente a lo que se quiso referir como “carga”?

Si bien es cierto que se ha sobredimensionado a lo dicho por Quadri, respecto a su escueta relevancia como personaje público en la vida nacional, la situación ha abierto la oportunidad para poner el tema a debate y exponer las razones de fondo que originaron dicha conclusión donde, por cierto, muchos de los ahora indignados tienen alguna responsabilidad.

No faltaron de inmediato los viejos personajes de las clases política que de inmediato se desgarraron las vestiduras e indignados saltaron a la defensa del honor de Chiapas. Con bastante cinismo salieron a solicitar disculpas por comentarios referidos al rezago y la marginación social que ellos mismos han engordado.

Y es que la pobreza y marginación referida por Quadri tiene que ver justamente con los malos gobiernos, con el saqueo y la corrupción enraizada dentro de las entidades. Es esa clases política la que tanto daño ha hecho a Chiapas y, por eso, hoy su defensoría indignada resulta desvergonzada… Señor Gabriel Quadri, el verdadero problema que detiene el desarrollo del país no son Oaxaca, Guerrero y Chiapas, es la rapacidad de políticos oportunistas y saqueadores como usted que tanto desprecio le tienen a lo que México realmente significa… así las cosas.