1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 Rating 0.00 (0 Votes)

 

Chiapas y el nuevo conflicto migratorio en puerta (En la Mira) Héctor Estrada La caravana de más de dos mil migrantes hondureños que avanzan por territorio guatemalteco con miras a la frontera mexicana ha activado “las alertas” dentro de la Secretaría de Gobernación y el gabinete de seguridad nacional ante la posibilidad de un abrupto ingreso multitudinario y los conflictos que pudieran generarse ante negativa mexicana para permitir el ingreso del contingente.

Lo que comenzó como una convocatoria espontánea en Honduras para invitar a quienes quisieran abandonar el país e iniciar juntos una migración masiva hacía México y los Estados Unidos ha cobrado muy pronto niveles que pocos imaginaron. Son más de dos mil personas, muchas de ellas familias enteras, quienes respondieron a la convocatoria para convertirse en un movimiento migratoria de serias complejidades.

Las imágenes del nutrido contingente entrando a la fuerza por la aduana entre Guatemala y Honduras rápidamente recorrieron las redes sociales generando las más diversas reacciones. Y es que, aunque la frontera sur de México se ha caracterizado por ser bastante porosa, con uno de los más altos índices de migración ilegal en el mundo, el tipo de migración en masa que ahora se aproxima no tiene antecedentes recientes.

¿Pero cuáles son los problemas o complejidades que se vienen junto a la caravana?.. Las autoridades mexicanas han realizado ya un refuerzo de seguridad en las aduanas fronterizas de Chiapas, pero también han advertido que no permitirán el ingreso de personas al margen de la ley. Quienes cumplan los requisitos que marca la ley para ingresar no tendrán ningún problema, de lo contrario no podrán entrar a México, sentenciaron este martes las autoridades federales.

Pero el asunto no es tan sencillo. La determinación mostrada por el contingente para cumplir su objetivo podría generar pronto un conflicto en materia de derechos humanos que amenaza con agudizarse con el paso de los días. Han asegurado estar dispuestos a permanecer en campamentos hasta que las autoridades fronterizas permitan pasar a todo el contingente, aún con la detención de sus líderes.

Y es que este martes el periodista y líder social Bartolo Fuentes, acusado de ser uno de los organizadores de la caravana, fue detenido por la policía guatemalteca en la ciudad de Esquipulas para ser expulsado del país y repatriado a Honduras. Detención que se produce luego de que el presidente estadounidense Donald Trump amenazara a su homólogo hondureño Juan Orlando Hernández con detener la caravana o suspenderá la ayuda que su nación le otorga al país centroamericano.

Se estima que en menos de 48 horas el contingente podría estar arribando a la frontera mexicana donde las cosas podrían complicarse aún más. Las presiones de Estados Unidos para que México impida el paso de la caravana hacia la frontera estadounidense y las consecuencias que ello desencadenaría para el propio territorio mexicano, con miles de migrantes varados en busca de asilo, amenazan con colocar a México en una compleja situación que nunca antes había enfrentado.

De un lado está la posibilidad de enfrentar un campamento indefinido con miles de migrantes a las puertas de México, con los inevitables señalamientos por la incongruencia entre el trato que México exigen en el norte y el que brinda en el sur, y del otro un inevitable conflicto migratorio con los Estados Unidos o la consecuente crisis humanitaria por la presencia de una multitudinaria caravana de inmigrantes varada en tierras mexicanas… así las cosas.