1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 Rating 0.00 (0 Votes)

Héctor Estrada

Elecciones legislativas, entre la inequidad, la simulación y la “mala maña”

La contienda por la 12 curules para Chiapas en el Congreso de la Unión ha comenzado. El dispendio electoral de algunos candidatos y las estrategias políticas de otros menos favorecidos dio inicio desde el pasado domingo con arranques de campaña muy alejados de los escandalosos eventos masivos habituales.

En la entidad chiapaneca son un total de 108 candidatos de los diferentes partidos políticos quienes hoy se encuentran en plena campaña. Cada uno con un tope para gastos de un millón 200 mil pesos que deberán ser administrados y “fiscalizados” durante los dos meses que durará el tiempo de proselitismo.

A diferencia de otros procesos electorales, ésta vez el uso de la radio y televisión para la propaganda electoral se encuentra bajo nuevos candados. La administración de los tiempos asignados en esos medios electrónicos por el Instituto Nacional Electoral (INE) será administrado de manera general por las dirigencias nacionales de los partidos y no por los candidatos.

No deberá extrañarse la escasa presencia de spots personalizados para cada uno de los candidatos a diputados federales en los medios de mayor penetración. No habrá de otra que recurrir a campañas aún más disimuladas donde la creatividad y la “mala maña” sean ejes estratégicos para conseguir votos.

Lo cierto es que en la carrera por los puestos de elección popular hay quienes llevan camino adelantado. Hay quienes pese a las reservas y restricciones del órgano electoral han estado en campaña desde hace más de tres días. Llevan meses en campañas descaradas, donde los recursos humanos, materiales y económicos no han faltado.

Para nadie es un secreto el uso de programas gubernamentales con el objetivo de integrar a los comités de colonias a las poderosas estructuras de movilización del voto. Los eventos multitudinarios, las suntuosas entregas de despensas, credenciales partidistas con descuentos incluidos, sombrillas, juguetes y todo suvenir han sido escenas recurrentes.

En Chiapas todo hace ver que el escenario está puestos para movilizar a la gran maquinaria electoral perfectamente armada desde hace ya algunos años. El monstruo está listo para actuar y aplastar en favor del “color de moda”, más allá de las propuestas y trayectoria de los candidatos en una elección que es evidente podría ganarse nuevamente desde las “estructuras obedientes”.

No sorprende que en la entidad chiapaneca, donde seguramente se registrará la mayor cantidad de votos para el partido verde, el único puesto asegurado sea para el hoy diputado Luis Fernando Castellanos Cal y Mayor quien fue colocado como la primera opción para las diputaciones plurinominales, por lo que prácticamente tiene listo un puesto el Congreso de la Unión.

Hoy la dura realidad deja en claro que mientras la ciudadanía siga apática a las elecciones legislativas, no se informe sobre las propuestas, la trayectoria de los candidatos y prefiera dejar la selección en manos de los “acarreados” se seguirá facilitando el control de los tres poderes federales en una sola directriz gobernante.

consulta lista