1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 Rating 0.00 (0 Votes)


¡Qué país!


Por Armando Rojas Arévalo

LUZ MARÍA: Nos volvieron a engañar. Cuando algún funcionario dice que todo está bien, que no habrá aumento de precios, que no habrá más impuestos, que el barco mexicano navega con seguridad no obstante las tormentas, que no pasa nada, que estamos blindados contra los desajustes de la economía internacional, sabemos que nos están tomando el pelo. Sabemos –y tratamos de hacérselos ver de muchas maneras- que están faltándole el respeto a nuestra inteligencia. Aun así ellos continúan con el cuento y nosotros sin hacer nada.

En octubre de 2013 Hacienda informó que el gobierno renovaría en 2014 las llamadas “coberturas petroleras”, para proteger el precio del barril de crudo y garantizar que el país obtenga los ingresos estimados por exportaciones de crudo. Para ello, el Fondo de Estabilización de los Ingresos Petroleros (FEIP destinó entonces 7 mil millones de pesos, para la contratación de dichas coberturas, mismas que se renovarían en 2014 y así cada año. La Cámara de Diputados estimaba entonces en 85 dólares el precio del barril.

En noviembre de 2014, LUIS VIDEGARAY CASO dijo en conferencia de prensa dentro del marco Summit México, “Camino hacia la  Competitividad” organizado por la revista The Economist, que nuestra economía estaba blindada contra las “eventuales” bajas en los precios del petróleo.

Dijo que el Gobierno federal cubría al 100% los ingresos petroleros del 2015 al blindar por completo el precio de la mezcla mexicana de exportación, fijada en 79 dólares por barril. Que el costo de la cobertura petrolera era de 10 mil 467 millones de pesos (773 millones de dólares) y cubriría 228 millones de barriles, con los cuales se adquirieron opciones de venta “tipo put” a un precio de 76.4 dólares por barril.

Hoy, el precio del barril de crudo Brent (Mar del Norte) es de más de 50 dólares, mientras que la mezcla mexicana llega a 45 dólares, por lo que, en consecuencia,  el gobierno mexicano dejará de percibir casi 100 mil millones de pesos en 2015 por ingresos petroleros debido a la caída en el precio del crudo y también porque las coberturas, contratadas el año pasado por la autoridad federal, sólo resguardan al 50 por ciento de las exportaciones de crudo.

Todo esto provocó que para 2015 se acordara un recorte presupuestal de 124 mil 300 millones de pesos, que impactará en obras públicas, inversión, reducción de plantilla de empleo en la burocracia y contracción en el desarrollo económico. Y después VIDEGARAY anunciaría, previo a la convención bancaria en Acapulco, hace unos días, ¡otro más! para 2016. Aun así dicen que no habrá problemas. Que el crecimiento económico será de –cuando menos- de 3.2 por ciento. No hay que ser experto para anticipar que la obra y la inversión pública casi se paralizarán y que habrá más despidos de personal en el sector público y en el sector privado, y en consecuencia, habrá mayor desempleo. Dicho de manera coloquial, habrá henos dinero circulante, más inseguridad.  

(En un estudio realizado por BBVA se destaca que la afectación se extenderá a 2016 al preverse que el boquete financiero será de 219 mil millones de pesos y para el 2017 el problema “será mayor”).

NO SÓLO PADECEMOS YA ese problema, sino que desde hoy tendremos que soportar el palabrerío político. Precisamente hoy ARRANCARON LAS CAMPAÑAS electorales.

MIENTRAS EL INE (Instituto Nacional Electoral) advierte que no tolerará violaciones a la ley "ni los actos que pretendan descarrilar el curso legal y equitativo" del proceso electoral.

Las cosas no son tan fáciles. Ahí tienes, por ejemplo, las acciones que podrían ejercer organizaciones radicales (Ceteg, CNTE Oaxaca, etc) y hasta el crimen organizado para impedir una elección pacífica.

La violencia no debería descartarse. La revista “Proceso” consigna que miles de estudiantes están huyendo a planteles de Estados Unidos o de otros estados de México. Se desploman las matrículas y campus de universidades cerrados por la “narcoguerra” que azota al noreste de México – Tamaulipas, Nuevo León y Coahuila– y que va a cumplir una década. Varias universidades de la región cierran campus temporal o definitivamente, porque integrantes del Cártel del Golfo y de Los Zetas ofrecen a las autoridades universitarias “blindaje” a cambio de cuotas que van de los 100 mil a los 350 mil pesos mensuales.

POR OTRO LADO, SÓLO EN MICHOACÁN durante el año pasado, se detuvo a 225 servidores públicos, coludidos con el crimen organizado. Entre ellos, el exgobernador interino y secretario de Gobierno, JESÚS REYNA GARCÍA, por sus presuntos nexos con la delincuencia; JOSÉ TRINIDAD MARTÍNEZ PASALAGUA, ex diputado local por el PRI y líder transportista, por reunirse con el líder de los Caballeros Templarios, Servando Gómez Martínez, alias ‘La Tuta’. También, el 3 de agosto del 2014, RODRIGO VALLEJO MORA, hijo del ex gobernador FAUSTO VALLEJO. Lo mismo, 8 presidentes municipales.

Pregunto, ¿cómo andará la cosa en otros estados?

POR CIERTO, los periodistas GONZALO DOMÍNGUEZ MONROY y JESÚS HIRAM MORENO, quienes descubrieron y revelaron una lista de 21 mil 722 concesiones de taxis que se han entregado en el estado en los últimos 10 años, están bajo medidas de protección a solicitud de la Defensoría de los Derechos Humanos del Pueblo de Oaxaca, tras recibir diversas amenazas en su contra por parte de líderes de la Confederación de Trabajadores Mexicanos (CTM) en el estado. DOMÍNGUEZ MONROY, director regional de El Imparcial del Istmo, e HIRAM MORENO, director general del Semanario Evidencias, ambos, también conductores de radio denunciaron en sus respectivos medios, así como en el programa XEKZ que se transmite en Radiorama en Tehuantepec, la venta de concesiones de taxis en el estado de Oaxaca.

EN TANTO, SIGNO DE LOS TIEMPOS de la impunidad, el alcalde de Pichucalco, Chiapas, RICARDO CRUZ KERLEGAN, en estado de ebriedad armó un gran escándalo  y agredió a una dama en la Plaza Icaria de Tuxtla Gutiérrez, y tuvo que ser retirado del lugar –más no detenido- por la fuerza pública.

DAVID CORENFELD, director de CONAGUA, usa el helicóptero oficial de la dependencia, para el traslado de su familia. ¡Qué país!

MI QUERIDO AMIGO, ENRIQUE PEDRERO JIMENEZ me envió por el correo electrónico unas reflexiones que se aplican a todo lo que estamos viviendo y por ser de quien vienen, un empresario mexicano ejemplar, las reproduzco en sus partes medulares: “Mi generación no logró cambiar este país. Creo que la generación de jóvenes que nacieron en el año dos mil, si lo cambiarán, porque harán uso de la nueva tecnología y lograrán la unidad, para que terminen las políticas populistas, partidos políticos y otras linduras que hoy existen.

“Ya se comienza a ver en Sudamérica movimientos serios, ya se escucha el clamor de jóvenes invitando al cambio…Necesitamos educación, principios, valores, que hoy no hay…El futuro es nada halagador: explosión demográfica, crisis de alimentos, que no producimos, contaminación del agua y para cerrar con broche, desempleo…Hoy el Gobierno quiere más dinero, y su método es obligar a las empresas a pagar más; auditorías y más, es su método, no reconoce gastos que el empresario efectúa para mantener a flote su empresa. El Gobierno no sabe gastar, pero no ahorrar. Y mucho menos producir fuentes de trabajo que produzcan dinero. Si el Gobierno, administrara empresas, estas no existirían. Escuché, si al desierto Sahara lo administrara, no habría, arena”.

P.D.-No tengo más palabra que GRACIAS a quienes me reconfortaron con sus mensajes, por el fallecimiento de mi madre MARÍA LUISA ARÉVALO CRUZ, el jueves pasado. Gracias, muchas gracias…


Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.
Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.

consulta lista