1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 Rating 0.00 (0 Votes)

 

Conexión Julión: seis conjeturas (Artículo Único) Ángel Mario Ksheratto La PGR fue clara: Antes, durante y después, hubo estrecha colaboración e intercambio de información entre esa dependencia y las autoridades de Estados Unidos, en el caso de lavado de dinero que involucra al futbolista Rafael Márquez y el cantantucho Julio César Álvarez Montelongo, más conocido como Julión Álvarez. Es normal que ello suceda, a veces, hasta en temas de menor relevancia. Es parte de tratados, convenios y acuerdos binacionales.

Por eso sorprendió que, unas horas antes de darse a conocer públicamente las presuntas ligas de los implicados en delitos relacionados con el tráfico de drogas, el presidente Enrique Peña Nieto y el gobernador Manuel Velasco Coello, invitasen a un recorrido por el Cañón del Sumidero al carnicero de la música vernácula, presumiendo por algunas horas, fotos del evento en sus respectivas redes sociales.

¿Nadie avisó a Peña Nieto que su invitado estaba siendo investigado por las autoridades de USA y que sería el centro de un escándalo mayúsculo en breve? En las actuales circunstancias, cualquier político de medio pelo cuida sus relaciones públicas y se aleja de aquellos que pudieran significarle problemas serios en el futuro.

Conjeturemos: el presidente está desconectado de la realidad y le vale un cacahuate fotografiarse aun con quienes pudieran ser nocivos para su desastrosa administración y más aún, atribuya a éstos virtudes inapropiadas. Ha llegado, Peña Nieto, a un status mental tan deteriorado, que le da escaso valor a la institución que representa y la pone en riesgo cada vez que le da la gana.

Dos: su relación con dependencias tan importantes como la PGR, está parcialmente rota o totalmente destruida, de tal manera que ni el titular, ni sus amigos insertos en ésta, le tienen al tanto de asuntos graves, como la investigación contra organizaciones criminales.

Tres: al presidente, le tendieron una trampa, desde la misma Procuraduría, cuyo titular, Raúl Cervantes, mantiene nexos con Manlio Fabio Beltrones, uno de los principales críticos al interior del PRI y que busca la nominación para la presidencia de la República por ese partido. Si el grupo de Beltrones quería debilitar a Peña Nieto, asociarlo con un implicado en asuntos criminales, sería fatal y determinante.

Cuatro: el presidente no lee, nos ha quedado claro desde cuando fue candidato; por tanto, es posible que no se haya tomado la molestia de leer las tarjetas informativas que pudo enviarle la PGR, donde, se supone, debieron informarle que Julión Álvarez, sería puesto en el ojo del huracán por supuestos vínculos con una célula criminal.

Cinco: los del Partido Verde Ecologista de México, doblaron sus apuestas en torno a su pretensión de ir solos para las elecciones del 2018 y utilizaron a Manuel Velasco para ponerle un “cuatro” a Peña Nieto, haciéndolo posar con un personaje del que tenían previa información de sus andanzas.

Seis: a Peña y Velasco los chamaqueó el mismo Julión; obedeció órdenes y los llevó al abismo.

Por instinto de sobrevivencia política, los dos mandatarios quitaron de sus redes sociales la foto donde aparecía el caído en desgracia, lo cual fue interpretado como un error, por un lado y por otro, como una ingratitud, pues mostraron que su sentido de amistad, se basa en intereses fuera del campo de cada quien.

Ahora bien, el destazador de canciones, mantiene contratos jugosos de presentaciones en Chiapas hacia el futuro; la pretensión que es “ejemplo de la juventud” por lo pronto, mientras se investiga, ha quedado derrumbada y, por tanto, deben suspenderse o cancelarse definitivamente. Primero, porque son gastos onerosos; segundo, porque no es buena influencia y tercero, porque hay talentos mejores que no tienen la suerte de tener influencias para ser contratados.

¿Para qué gastar toneladas de dinero en un “cantante” que no es buen ejemplo para los jóvenes? Permitir que esos contratos se cumplan, será estar del lado de la impunidad y será un mal ejemplo para cuando se pretenda hablar de terminar con la corrupción. Es lo menos que pueden hacer.